16 jul. 2011

...

-Me hiciste jugar a un juego que no me gustaba.
-Te tocó perder.
-No, nunca pierdo.
-Para todo hay una primera vez.
-No lo dudo, pero no esta vez.
-Jugamos al juego del amor y tú perdiste, lo siento, no te quería.
-Te equivocas, perdiste tú, me alegro de que nuestra historia no tuviese un final feliz y eso me convierte en ganadora. Sin embargo tú perdiste, porque me perdiste a mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario