27 dic. 2011

La vida me ha demostrado que no se puede esperar nada de nadie. Que quien más te dice menos siente. Que ese, el que no habla pero demuestra es el que te quiere. Que todo llega sin esperarlo. Que si esperas algo nunca llega y sin no lo esperas llega sin que te des cuenta. Que la gente viene y va. Que igual que caes te levantas. Que hay personas que se mueren por hacerte reír y otras a las que les encantan verte llorar. Que hay días nublados y días de sol. Que menos es más. Que el que un día te ignora volverá porque al siguiente te echa de menos. Que no puedes dar todo por alguien que no da nada por ti. Que solo te das cuenta de lo que tienes cuando lo pierdes. Que no puedes fiarte ni de tu sombra, ya que tus amigos se cuentan con los dedos de una mano. Que las traiciones vienen de quien menos las esperas, pero que por cada caída en el camino hay alguien dispuesto a levantarte. Que por muchas piedras que haya en el camino debes luchar por tu destino. Que igual que cantas, lloras. Por eso ríe, baila, cae, equivócate, vive, canta, pide perdón, arrepiéntete, se feliz, diviértete, vuélvete loca. Pero sobre todo vive el momento sin arrepentirte de las cosas que no hiciste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario