19 ene. 2012

¿Conoces ese sentimiento? Cuando solo esperas volver a casa y entrar en tu habitación, cerrar la puerta, tirarte en la cama. Olvidar todo lo que has hecho en todo el día. Ese sentimiento de desesperación. Estás cansada. Cansada de todo, cansada de nada. Solo necesitas a alguien que esté ahí y te diga que todo está bien. Pero nadie va a estar ahí. Sabes que tienes que ser fuerte por ti misma, porque nadie puede protegerte. Pero estás cansada, cansada de ser fuerte. Por una vez solo quieres que todo sea más fácil. Que sea simple. Ser ayudada. Ser salvada. Pero sabes que no lo serás. Pero sigues esperando, sigues soñando. Y vas a ser fuerte y vas a luchar con lágrimas en los ojos. ESTÁS LUCHANDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario