5 ene. 2012

Hay un momento en simplemente tienes ganas de escapar. Gritar al mundo ¿por qué yo? ¿Por qué tú?. Uno de esos momentos en los que coges aire y luchas por no abandonar, por no maldecir tu puta mala suerte, por no gritar en medio del metro, por no dejar caer esa sonrisa, por pensar que todo podría cambiar…. Porque los sueños no se vengan a bajo por culpa de otras personas. Por creer que, por una centésima de probabilidad, controlas tu destino. Y es en ese instante, cuando no entiendes de razones ni de nada, simplemente eres una chica que lucha por no llorar por la noche para no hacer ruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario