5 ene. 2012

~ LO QUE NO MATA, TE HACE MÁS FUERTE ~

O por lo menos, eso dicen. Yo no sé si será verdad o no. Lo único que sé a ciencia cierta, es que lo que no nos mata, nos crea heridas profundas en el alma. Tanto es así, que en los momentos más críticos, asemejamos nuestras vidas a una simple pero enorme montaña... la más alta de todo el Himalaya. Y llegados a este punto, se nos plantean dos opciones que marcan la gran diferencia entre FUERTES & VALIENTES, y DÉBILES & COBARDES. Pero por mucho que uno quiera estar en el grupo de los VALIENTES, llega un momento en tu vida en el que la pendiente es tan, tan elevada, que nos es prácticamente imposible seguir escalando. Es entonces cuando te das cuenta de que has avanzado tanto y has superado tantos obstáculos, que ya no te quedan fuerzas para seguir, por muy ansiada y deseada que sea la meta. Es en ese preciso instante en el que crees que ya no hay nada más que hacer, que ya no hay nada que esté en tu mano; ya sólo nos queda tener fe y suponer que las cosas saldrán bien, aunque sólo sea por el TODO el esfuerzo empleado en cada uno de los kilómetros de esa gran montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario