5 ene. 2012

Son tantas las veces en las que me pregunto qué hago sentada mirando la pantalla del ordenador mientras las lagrimas no pueden evitar caer por mis mejillas, pensando que nada puede ir peor… en realidad siempre mejora pero, yo no se si será porque es un dia raro… o que la que estoy rara soy yo, porque odio esos días en los que me levanto y no tengo ganas de nada, ni de mirarme al espejo y ver esa cara otra vez.. solo con ganas de que acabe ese dia..ese que acaba de empezar pero que ya estoy arta de el… Y hay veces que ni me entero de que estoy mal.. yo solo me comporto de la manera que me surge pero entonces cuando me preguntan, me doy cuenta, me hacen darme cuenta lo que me pasa realmente, muchas veces no lo sé, y no me creen pero yo insisto, aunque no sirve de nada… otras si se lo que me pasa pero simplemente intento evitarlo, se el problema y lo único que hago es pasar de el.. pienso que se arreglara pero nunca lo hace, solo va a peor…
Cuando ya dejo a atrás esos días vuelvo a estar bien.. me acuerdo de por qué me ponía asi.. lo veo estúpido e infantil… ir por ahí con cara de muerto para que? Es una estupidez.. pero en esos días es lo único que me sale, no puedo cambiarlo, no puedo y lo único que hago es arrepentirme tarde, días después, pero justo cuando me pongo a pensar el por qué me pongo asi, vuelvo a dejarlo solo para no estar mal… para poder tener mas recuerdos de los días buenos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario