1 may. 2016

Ella caminaba, sonreía, era aventurera, no le tenia miedo a nada. Era valiente, no dejaba que nadie la pisoteara, sincera desde los pies a la cabeza, aunque a la gente no le gustara, le daba igual si la juzgaban, significaba que su vida era mas importante que la de aquellos que la juzgaban, le gustaba estar con sus amigos.
Hasta que la vida dio un gran giro, un terremoto a su corazón llego. Ella estaba apoyada en una mesa, mientras sujetaba su copa, cuando lo vio. Lo había olvidado, ya no estaba en su cabeza, fue aquel amor de cuando era pequeña, con el cual mantuvo contacto unos años pero que todo se quedo ahí, en un solo contacto, porque él no pensó nunca en ella como ella pensaba en él.
Pero esta vez era diferente, él se había dado cuenta de su equivocación años atrás, y esta vez ya sabia de verdad lo que quería y que quería a ella en su vida.
Ella estaba desconcertada, hacia mucho tiempo que no hablaban y que no se veían, para ella fue un gran dolor, ella le confeso lo que sentía años atrás y a él no le importo, y aquellos días en los estaban horas y horas hablando se acabo, eso a ella le dolió mucho, porque era la primera vez que hacia eso, y él lo tiro todo a la basura.
No sabia que hacer, si quedarse donde estaba o irse, aunque todo lo había olvidado, ella aun tenia ese sentimiento tan fuerte por él dentro de ella. Jamas se había puesto tan nerviosa.
Él nervioso porque no sabia como actuar decidió acercarse a ella, sin saber ni que decirle.
Mientras él se le acercaba, ella recordaba aquella época donde no había nada ni nadie que los separara, aunque solo fueran amigos, pero ella lo quería como algo mas. Él llego donde ella estaba, no pudo mediar palabra, tan solo pudo mirarla a los ojos, aquellos ojos azules brillantes que ella tenia, llenos de luz, de amor y que alegraban a cualquiera.
Ella volvió a sentir aquellas mariposas en el estomago y que jamas sintió con nadie mas que no fuera él. No sabia que pensar, el porque de esa situación, y su cabeza en ese momento le hizo imaginar momentos con él, o aquel día que ella esperaba que él también se diera cuenta de como estaban juntos y de que los dos se amaban.
Él sin decir nada seguía ahí parado frente a ella, y por primera vez en su vida sintiendo algo que jamas había sentido con ninguna chica mas, esas mariposas dentro de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario